postres y dulces

3 ene

Tronco de Navidad de chocolate

Cuando hago una receta tradicional, suelo buscar su origen… me gusta saber  quién y por qué la creó. La historia del Tronco de Navidad es realmente preciosa… la encontré en Directo al Paladar.

Este postre, nacido a finales del siglo XIX, en los hornos del historiador y pastelero Pierre de Lacam, tiene unos orígenes muy antiguos….
Antiguamente la familia y los niños se reunían en Nochebuena delante de la chimenea para cantar villancicos y escuchar las historias que los abuelos contaban, mientras un gran leño ardía en el hogar. Se elegía uno de madera muy dura y de suficiente tamaño para que durara su llama toda la noche. Era decorado bellamente con hojas y cintas de colores, y encendido por el más joven y el más viejo de la familia, siendo además bendecido con agua bendita o con aceite o aguardiente.
Las cenizas, en una tradición que se remonta al siglo XII, se guardaban hasta el año siguiente ya que se les atribuían propiedades milagrosas, protegiendo de los males y catástrofes.
Esta ancestral costumbre existe en diferentes versiones en otros países. En Italia se le llama “ceppo” al tronco de navidad. En Inglaterra lo llaman “Yule Log”, e incluso existe en Québec.
La sustitución de las grandes chimeneas por las prácticas estufas de carbón, a finales del XIX, hizo que se sustituyera, de forma testimonial, por un pequeño tronco en el centro de la mesa, decorado con hojas y velas, a modo de adorno navideño.

INGREDIENTES

Para el bizcocho:
4 Huevos grandes
75 gr. de Azúcar
100 gr. de Almendra Molida
30 gr. de Harina
1 pizca de Sal

 Para el relleno:
300 gr. de Nata para montar
125 gr. de Chocolate Fondant
50 gr. de Azúcar 

Para la Cobertura:
100 gr. de Nata para montar
100 gr. de Chocolate Fondant
20 gr. de Mantequilla

Mazapán para los adornos:
25 gr. de Almendra molida
25 gr. de Azúcar
1 cucharada de agua
Colorante Rojo y Verde

PREPARACIÓN

El bizcocho
Montar tres claras de los huevos con una pizca de sal a punto de nieve. Reservar.
Poner 1 huevo entero y las tres yemas con el azúcar en un bol y batir durante 5 minutos con varillas eléctricas, hasta que la mezcla doble el volumen. Añadir la almendra molida y la harina tamizada y mezclar bien. Agregar las claras a punto de nieve sobre la mezcla anterior y mezclar con una espátula con mucho cuidado para que no bajen las claras.
Verter y extender la mezcla en una bandeja rectangular (26 x 39 cm.) forrada con papel vegetal. Meter en el horno precalentado a 180º durante 8 minutos.
Sacar la bandeja del horno y colocar otro papel vegetal encima del bizcocho, enrollarlo aún caliente, dándole forma de brazo de gitano y mantenerlo así hasta que se enfríe.

El relleno
Poner la nata y el azúcar en un cazo, calentar sin que llegue a hervir, retirar del fuego y añadir el chocolate troceado, remover con una espátula hasta que el chocolate esté fundido y sin grumos. Dejar enfriar y meter en la nevera durante un par de horas.
Una vez bien fría la crema, montarla con varillas eléctricas como si se tratara de nata. Con cuidado de no pasarse por que se cortaría.

La cobertura
Poner la nata en un cazo y calentar hasta que empiece a hervir. Retirar del fuego, añadir el chocolate troceado, mezclar con una espátula hasta que esté totalmente derretido, agregar la mantequilla a trocitos y volver a mezclar hasta que todo esté bien integrado.

El Mazapán
Poner el azúcar y el agua en un cazo, cocer a fuego bajo removiendo constantemente hasta obtener un almíbar de color claro.
Añadir la almendra molida y remover enérgicamente hasta formar una pasta homogénea y espesa.
Seguir la cocción durante unos minutos más, removiendo constantemente para que el almíbar y la almendra se mezclen bien. Apartar del fuego, meter el mazapán en una bolsa de plástico y dejar que se enfríe.
Una vez frío, amasar el mazapán durante 10-15 minutos (tiene que quedar una masa fina, compacta y brillante).
Separar un tercio de mazapán, poner una gota de colorante rojo y amasar. Hacer bolitas.
Al resto de la masa ponerle el colorante verde, amasar y hacer las hojas y la hierba.
Reservar bien tapados para que no se seque el mazapán.

Montar el tronco
Desenrollar el bizcocho y quitar el papel de arriba, extender la crema de relleno sin llegar a los bordes y volver a enrollarlo ayudándose del papel que le queda por debajo. Envolverlo con el mismo papel y meter en la nevera.
Mientras preparar la cobertura.
Desenvolver el bizcocho, colocarlo sobre un papel vegetal limpio, cortar un trozo de unos 8 cm. que será la rama lateral y extender con una espátula la cobertura tibia sobre los dos trozos, hacerle rayas con un tenedor imitando la madera. Dejar endurecer la cobertura.
Con mucho cuidado montar el tronco en la bandeja de presentación, colocando la rama a un lado y los adornos de mazapán por encima.


Quizas tambien le interese:

Publicado en Publicado el por Ana.
Visto . Tiene 10 comentarios »